Búsqueda
MENÚ

Colombia: Nueva ola de violencia amenaza a la población del Magdalena

Publicado 22 Abr 2022
Publicado 22 Abr 2022

Casi 800 personas han huido de la vereda La Secreta como consecuencia de combates armados. Una semana después de los primeros desplazamientos hay personas que siguen huyendo de la violencia.

“Media hora después de haber empezado los primeros tiros empezó la gente a abandonar la vereda”, dijo una persona desplazada al Consejo Noruego para refugiados (NRC). De acuerdo con la población local, los combates continúan y están afectado a la vereda La Secreta y a otras comunidades cercanas. El número de personas desplazadas y con necesidades humanitarias podrían seguir aumentando.

Casi 25 años después de la masacre de La Secreta, hoy sus habitantes huyen nuevamente para salvar sus vidas. “En el primer momento en el que empiezan los combates uno solo piensa en la vida. Que me puedan quitar la vida o la de un familiar, por eso nos desplazamos”, dijo un adulto que también huyó como consecuencia de la masacre de 1998, cuando 20 campesinos fueron asesinados en la vereda.

“El impacto del conflicto en la vida de la población sigue siendo aterrador. La limitada presencia de las instituciones del gobierno y el incumplimiento de sus compromisos con la comunidad rural sólo prolonga el sufrimiento y el desplazamiento de la población”, afirma Diana Gómez, Gerente de NRC. “Después de casi 25 años de la masacre en La Secreta las instituciones de Gobierno deben permanecer al lado de la población y garantizar que no vuelvan a ser víctima de la violencia y el conflicto armado”, dice Gómez.

A pesar de la atención en emergencias brindada por las autoridades locales y departamentales en el Magdalena, hoy hay adultos mayores en La Secreta que no se han podido desplazar. “Algunos caminamos más de 4 horas para llegar a Ciénaga, los ancianos no pueden caminar tanto, necesitan ayuda y protección en la vereda”, dijo una mujer desplazada a NRC.

Adicionalmente, la ayuda humanitaria a largo plazo parece no estar asegurada si la situación de seguridad no se garantiza en la vereda. La población insiste en que no regresará a sus casas hasta que no haya seguridad en sus territorios.

NRC urge a las instituciones locales, departamentales y nacionales a disponer de todos los recursos humanos y financieros necesarios para que se asista y repare a la población de La Secreta en su totalidad, se cumplan sin más dilaciones los compromisos de reparación y restitución de tierras y se proteja a la población y a sus líderes. El Consejo Noruego para Refugiados continuará complementando la asistencia humanitaria a la población desplazada en Magdalena.

Nota para editores

  • NRC cuenta con una vocera que está disponible para entrevistas en el lugar del desplazamiento.

Contacto para los medios de comunicación:

Bogota, Colombia Milena Ayala ana.ayala@nrc.no +57 323 2746021

Noticias Relacionadas

21 Jul 2022

Un hito de la educación para la paz

Luego de más de 5 años de la firma del acuerdo de paz, hoy se gradúa el grupo más numeroso de un proyecto educativo para la paz.   “Por generaciones, el país ha sufrido el conflicto y la violencia; hoy la educación rural nos enseña, una vez más, el camino hacia la reconciliación”, afirma Juan Gabriel […]

12 Jul 2022

La educación para la paz debe ser una prioridad

“Miles de menores de edad, jóvenes y adultos esperan que el recientemente designado ministro de Educación, Alejandro Gaviria, priorice la educación rural para mantener viva la esperanza de la paz”, afirma el Consejo Noruego para Refugiados (NRC). El actual Gobierno ha demostrado voluntad en el fortalecimiento del sector educativo rural. Miles de personas, que viven […]

20 Jun 2022

Creadora de cambios en otra tierra

Hace siete años, Yuly* salió de Venezuela para comenzar una nueva vida en Colombia. Hoy, es reconocida en su barrio por buscar soluciones a las necesidades de su comunidad que vive en medio del conflicto armado. Ahora, Yuly y mil personas más, incluyendo víctimas del conflicto armado y otros migrantes, están unidas para mejorar sus […]

Derechos Respetados y Personas Protegidas