Búsqueda
MENÚ

Un mes después de que los huracanes azotaran el norte de Centroamérica, cientos de miles de personas siguen esperando ayuda humanitaria

Publicado 8 Dic 2020

Cuatro semanas después de que las tormentas tropicales Eta e Iota devastaran Honduras y Guatemala, más de 400.000 personas permanecen en albergues temporales mientras que miles están viviendo en las calles y necesitan urgentemente asistencia humanitaria.

Honduras, 8 de diciembre de 2020. Nuevas cifras de la ONU revelan que, de 5,5 millones de personas afectadas por las sucesivas tormentas tropicales Eta y Iota en Honduras y Guatemala el mes pasado, 400.000 permanecen en albergues temporales mal equipados y 140.000 hogares fueron destruidos por las tormentas. Alrededor de 330.000 personas siguen sin recibir asistencia de emergencia debido a la destrucción de las vías y la interrupción de las comunicaciones en Honduras. Esta crisis ha golpeado a una región con necesidades humanitarias que ya superan ampliamente los recursos disponibles.

«La situación es totalmente desesperada. Comunidades enteras han quedado aisladas por las inundaciones y los deslizamientos de tierra. Cientos de miles de personas aún no han recibido asistencia humanitaria, miles están durmiendo en las calles y bajo los puentes», advierte Dominika Arseniuk, directora del Consejo Noruego para Refugiados para América Central y Colombia. «La gente se está viendo obligada a soportar condiciones intolerables en una región descuidada por la comunidad humanitaria».

Las tormentas más recientes han empeorado las crisis humanitarias preexistentes en la región. Hace seis meses se identificó que 5,2 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en Honduras, El Salvador y Guatemala, tras años de violencia crónica y extrema, desplazamientos, inseguridad alimentaria y los efectos cada vez más adversos del cambio climático. Esta región también se ha convertido en sinónimo de las mediatizadas caravanas de migrantes y refugiados que buscan desesperadamente seguridad y oportunidades en el exterior. Más recientemente, las cuarentenas y restricciones para prevenir la propagación de Covid-19 paralizaron las economías locales y sobrecargaron los sistemas de salud, todo ello antes de que las tormentas tropicales dispararan las necesidades a niveles sin precedentes.

A las afueras de San Pedro Sula, una de las ciudades más grandes de Honduras, cientos de familias desplazadas han establecido albergues improvisados utilizando palos y láminas de plástico, con pedazos de cartón como colchones. Otros duermen bajo los puentes y decenas de miles han perdido sus casas y pertenencias, dejándoles sin ningún lugar a donde ir. Pocas personas tienen acceso a mascarillas, jabón o agua limpia para ayudar a prevenir la propagación de Covid-19.

Marlon (32), su esposa embarazada y su hija de un año perdieron todas sus posesiones en las inundaciones. Tuvieron que huir rápidamente cuando los huracanes azotaron su colonia y ahora se encuentran en las afueras de San Pedro Sula en Honduras. Marlon le contó al Consejo Noruego para Refugiados:

«Dormimos fuera de un edificio sin tener comida. Logramos traer algo de ropa para mi hija, pero mi esposa y yo sólo teníamos lo que llevábamos puesto. Esa primera noche, la lluvia cayó sobre nosotros y hemos estado viviendo en la calle desde entonces».

El Consejo Noruego para Refugiados, junto con otras doce organizaciones internacionales, ha pedido repetidamente a las Naciones Unidas (ONU) que desarrolle un plan de financiación para apoyar los esfuerzos de respuesta humanitaria en el norte de Centroamérica. Sin dicho plan, la respuesta humanitaria seguirá desfinanciada y descoordinada.

«Esta región ha sido completamente descuidada por la comunidad internacional. Tiene uno de los niveles más altos de personas que huyen y buscan asilo en el mundo. El número de muertes violentas relacionadas con el crimen es mayor que en muchas de las peores zonas de guerra del mundo. Y es una de las más afectadas por los eventos climáticos extremos, como hemos visto este año. ¿Qué más se necesita para que la comunidad humanitaria tome acción?» dijo Arseniuk.

Notas para los editores:

  • En Honduras: 3,8 millones de personas han sido afectadas por Eta e Iota, 61.000 hogares han sido destruidos. 95.000 personas viven en albergues un mes después de las tormentas y se estima que el bloqueo de las carreteras y las comunicaciones han dejado aisladas a 330.000 personas.
  • En Guatemala: 1,7 millones de personas han sido afectadas, 79.000 hogares han sido destruidos y 309.000 personas están viviendo en albergues.
  • Antes de la pandemia de Covid-19 y de las tormentas, las Naciones Unidas identificaron que 5,2 millones de personas necesitaban asistencia humanitaria en Honduras, El Salvador y Guatemala debido a la violencia crónica, la inseguridad alimentaria y los desplazamientos.
  • «Según el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos, los principales huracanes que se producen en el Atlántico durante el mes de noviembre se forman cada siete u ocho años, lo que hace que las formaciones de Eta e Iota, con pocas semanas de diferencia, sean un evento sin precedentes. La temporada de huracanes 2020 cerró como la más activa jamás registrada, con 30 tormentas con nombre, más del doble del promedio anual de 12 tormentas con nombre, incluidos 13 huracanes y 6 huracanes mayores, también el doble o más del promedio» OCHA, 4 de diciembre de 2020.
  • Los grupos delictivos ya han empezado a aprovecharse de la situación, bloqueando el acceso de los actores humanitarios a las comunidades y extorsionando a las personas cuando intentan regresar a sus hogares.
  • Existe el riesgo de que el Covid-19 y otras enfermedades como el dengue, se propaguen.
  • En las redes sociales se están organizando nuevas caravanas de mujeres, hombres y niños, ya que la gente no ve otra opción que empacar lo que queda de sus pertenencias y huir de la región debido al empeoramiento de la situación.
  • En 1998, el mundo acudió al rescate de Honduras y Nicaragua después del huracán Mitch. Ahora, 22 años después, Eta e Iota han causado una devastación similar, pero esta vez sumada a una crisis humanitaria existente de violencia, desplazamiento e inseguridad alimentaria que ha sido descuidada por la comunidad internacional y los donantes.

Fotos: Las imágenes de uso libre se pueden encontrar aquí

Videos: B-roll con tomas de apoyo para uso libre se puede encontrar aquí

Para más información o entrevistas en inglés o español, por favor contactar a la línea telefónica global de medios de NRC en el +47 905 623 29, media@nrc.no

Noticias Relacionadas

22 Ene 2021

En fotos: hondureños muestran resiliencia y solidaridad después de las tormentas

Más de cuatro millones de personas en Honduras se vieron afectadas por las tormentas tropicales que provocaron inundaciones masivas y deslizamientos de tierra.  Christian Jepsen, Aljazeera – A más de un mes después de que dos huracanes causaran estragos en Honduras, cientos de miles de personas desplazadas por inundaciones masivas y deslizamientos de tierra todavía luchan por […]

23 Nov 2020

Una tormenta tras otra, sin tiempo de recuperarse

En menos de dos semanas, Centroamérica enfrentó dos huracanes que se convirtieron en tormentas tropicales y dejaron millones de personas afectadas, comunidades aisladas, hogares, escuelas, carreteras e infraestructura dañada por las fuertes lluvias, deslizamientos de tierra e inundaciones. Es urgente que se brinde alivio para necesidades inmediatas. Según OCHA, la tormenta tropical Eta dejó 4.9 […]

12 Nov 2020

Tormenta tropical ETA: Una nueva crisis sumada a una existente

La tormenta tropical Eta se encuentra actualmente en el noroeste de Cuba, provocando lluvias y se mueve en dirección a las costas del sur de los Estados Unidos. Cuba no reporta impactos importantes. Aún no se dispone de un recuento exacto de muertes, sin embargo, algunas cifras estiman más de 100 muertes. Según fuentes oficiales, […]

Derechos Respetados y Personas Protegidas